Revés de la masculinidad

Una aproximación psicoanalítica a la construcción subjetiva de lo masculino

  • La construcción subjetiva de lo masculino, tanto para los hombres como para las mujeres,

    ... lo que encubre, sus discontinuidades y ambigüedades, su complejidad y sus carencias como formulación acerca del ser. Tras la pretendida naturalidad de una supuesta esencia masculina están las brechas entre las realidades subjetivas y los estereotipos culturales, las cuales se traducen en tensión, desencuentro, conflicto, vacío existencial y patología. Abordamos el revés de la masculinidad, entendido como su reverso y también como su fracaso.
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 340 seguidores

Lo que significa ser hombre

Posted by Antonio Pignatiello Megliola en junio 14, 2011

John William Waterhouse, 1903. The Danaides

¿Qué significa ser hombre? La pregunta que dejamos planteada en la publicación anterior nos puede llevar a otras como ¿qué es lo masculino? ¿A qué nos referimos cuando hablamos de masculinidad? Son preguntas que no se hacen, pesa sobre ellas una censura consensuada porque provocan tropiezo, balbuceo e impotencia al intentar responder lo que parece obvio y evidente. Podemos escuchar cosas como “¿ser hombre? ¡Bueno! Eso mismo, ser un hombre (con voz grave), un hombre es un hombre ante todo, eso más que nada”.

Hay algo que no termina de llegar como significado, un referente que no termina de encontrarse. En medio de lo más evidente hay un vacío; preguntar por el significado de la masculinidad lo hace presente. Freud señaló que el inconsciente adolece de una imposibilidad para dar significado psicológico a la masculinidad y la feminidad. El inconsciente recubre ese agujero con significaciones derivadas de binarios como activo-pasivo, poseedor de pene o castrado.

Lacan retomó el asunto afirmando que no hay saber en lo real que responda por la posición del sujeto en la diferencia de los sexos, ni por la relación entre ellos. Saber en lo real es el instinto, un programa por el cual el individuo sabe qué debe hacer como macho o hembra de la especie. Lo sabe, no necesita preguntarse si lo sabe. Podemos ubicar el inconsciente como la manera en que el sujeto hablante suple la ausencia de ese saber en lo real; la suple dándole sentido a los significantes “masculino” o “femenino” que le son asignados a través de vínculos y prácticas sociales regidos por la cultura. El significado no existe de antemano como referente del ser, es efecto de la manera como un sujeto encadena significantes que toma del Otro.

Desde esta perspectiva no hay un significado inmanente de lo masculino o lo femenino. No existe El Hombre como referente universal. La masculinidad es tonel sin fondo, las subjetividades de hombres y mujeres son Danaides que buscan llenarla de sentido.

En “La organización social de la masculinidad”, Robert Connel plantea que las investigaciones sobre la masculinidad no han podido producir una ciencia coherente acerca de la misma. Esta falla se debe a una imposibilidad de la tarea, porque “la masculinidad no es un objeto coherente acerca del cual se pueda producir una ciencia generalizadora”.

Connel señala que la definición de la masculinidad “nunca ha estado suficientemente clara”, para luego pasar a una revisión epistemológica de las definiciones propuestas en las investigaciones. Identifica cuatro enfoques que pueden distinguirse en cuanto a su lógica. Por una parte tenemos las definiciones esencialistas, las cuales toman un rasgo al que definen como núcleo de lo masculino, una esencia que sería la base universal de la masculinidad.

Ubica por otra parte, las definiciones derivadas de la ciencia social positivista que se proponen describir lo que los hombres realmente son. Este enfoque es la base de las escalas de masculinidad y feminidad usadas en psicología, así como de los enfoques etnográficos que aportan descripciones de patrones de vida de los hombres en una cultura.

El siguiente enfoque es el de las definiciones normativas cuya lógica es formular modelos que establecen lo que los hombres debieran ser. Los modelos o ideales de masculinidad adquieren un carácter de norma a la que los hombres tratan de adecuarse.

Finalmente, presenta los enfoques semiológicos, los cuales se basan en la lingüística estructural para definir lo masculino y  lo femenino como lugares dentro de un sistema de diferencias simbólicas. La masculinidad no es esencia, dato fáctico o modelo normativo, sino resultado de una oposición semiótica.

Connel destaca las debilidades de los tres primeros enfoques. Las definiciones esencialistas son arbitrarias en cuanto a lo que postulan como esencia. Las positivistas incurren en hacer descripciones que no son neutras, encubren asunciones previas acerca de características de los géneros siguiendo tipologías del sentido común. Las definiciones normativas tropiezan con el hecho de que muy pocos hombres se acercan a los modelos ideales, rol e identidad no son equivalentes ni se corresponden en el plano de la personalidad.

En cuanto al enfoque semiótico, señala la necesidad de incluirlo en una visión que abarque las relaciones de género dentro de un sistema que incluye lugares y prácticas sociales.

Hemos presentado este breve resumen de una parte del artículo de Connel que ilustra cómo en torno a la masculinidad se tejen significados para llenar la carencia de un referente universal. Los múltiples significados acerca de lo masculino dejan siempre un resto, algo que escapa a la significación e introduce la falta en el sujeto.

4 comentarios to “Lo que significa ser hombre”

  1. bicho said

    En donde esta el breve resumen que menciona el ultimo parrafo de este articulo? O no entendi bien….

  2. Es lo que sigue luego de mencionar el artículo de Connel. Puedes leer el artículo completo, click sobre el título donde es citado para entrar a la página en la que puedes bajarlo

  3. Ernesto said

    El breve resumen es lo que dice al final del párrafo, dentro del artículo, sobre Connell. Quiero recomendaros un libro que habla sobre la identidad masculina, que a mí me ha dejado las cosas mucho más claras en cuanto a lo que significa la masculinidad y ser hombre. Aquí os dejo enlace: http://terapiapsico-corporal.blogspot.com.es/2012/09/ser-o-no-ser-hombre-viaje-la-esencia-de.html

  4. Muy buen artículo. Hay cosas que el hombre desea “definir”, encasillar. El Zen opta por la libertad. El hombre libre solo es esa energía que en él vive. Un día esta, otro día no estará. ¿Para qué complicar todo? El hombre debe disfrutar de su energía, de su “ser” mientras puede. Paul Quintero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: