Revés de la masculinidad

Una aproximación psicoanalítica a la construcción subjetiva de lo masculino

  • La construcción subjetiva de lo masculino, tanto para los hombres como para las mujeres,

    ... lo que encubre, sus discontinuidades y ambigüedades, su complejidad y sus carencias como formulación acerca del ser. Tras la pretendida naturalidad de una supuesta esencia masculina están las brechas entre las realidades subjetivas y los estereotipos culturales, las cuales se traducen en tensión, desencuentro, conflicto, vacío existencial y patología. Abordamos el revés de la masculinidad, entendido como su reverso y también como su fracaso.
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 340 seguidores

En el tejido de la violencia

Posted by Antonio Pignatiello Megliola en junio 29, 2015

Reticulárea. Gego 1969

Reticulárea. Gego 1969

La violencia se ha vuelto cotidiana y se ha convertido en motivo de sufrimiento en todos los ámbitos de la sociedad venezolana. La comprensión de tal realidad y la propuesta de salidas requieren que tengamos en cuenta sus vinculaciones a la construcción de la masculinidad. Como agresores y también como víctimas, los varones son protagonistas de graves problemas sociales y de salud pública asociados a hechos violentos.

La violencia no existe por sí sola ni se reduce a un conjunto de hechos visibles, es un tejido de estructuras, procesos y prácticas, una amplia red de interdependencias que involucra vínculos sociales y subjetividades. No hay ningún factor al que por sí solo se le pueda atribuir la causa de la violencia. Ésta, al igual que otras realidades humanas, es resultado de una combinación de factores predisponentes y desencadenantes anudados en posiciones subjetivas. La violencia es una realidad que responde a múltiples causas, debemos abordar su complejidad desde múltiples perspectivas y con múltiples conocimientos.

Bajo estas premisas les propongo aproximarnos a las relaciones entre la violencia y la construcción de la masculinidad. No les planteo una relación causal que excluye otras, pero sí tener presente que la ligadura entre masculinidad y violencia no es circunstancial ni se reduce al papel protagónico de los hombres en los hechos violentos. La construcción social y subjetiva de la masculinidad incide en la producción de la violencia a través de procesos que se encuentran naturalizados, legitimados e invisibilizados. Esta visión no nos dará una explicación final de la violencia,  pero es una perspectiva necesaria de la que no debemos prescindir en el análisis de cualquiera de sus formas.

Podemos plantearnos el análisis de la violencia y el ejercicio del poder como parte de la construcción de la masculinidad dentro del modelo cultural hegemónico en nuestra sociedad. Muchas de las acciones en respuesta a la violencia soslayan esto e incluso legitiman valores y prácticas que la promueven como un modo de vida para reafirmar imposturas de virilidad. El asunto nos interesa más allá del contexto clínico, tiene relevancia en la acción de docentes, comunicadores, profesionales de la salud, líderes de comunidades religiosas y organizaciones políticas, madres y padres. Tenemos que resignificar la violencia a partir de sus vínculos con la construcción de lo masculino, sea que nos ocupemos de violencia intrafamiliar, de pareja, escolar, laboral, policial, delincuencial, carcelaria, bélica o política.

RVEM 43Las líneas anteriores son extractos del artículo El tejido de la violencia en el revés de la masculinidad publicado a finales de 2014 por la Revista Venezolana de Estudios de la Mujer. Este trabajo continúa y profundiza los temas abordados en anteriores publicaciones del blog como Ocultos detrás de la ira y Ganar la libertad de renunciar. Puede ser un recurso útil para promover la reflexión,  sustentar investigaciones y concebir vías de transformación individual y colectiva. Agradezco al Centro de Estudios de la Mujer de la Universidad Central de Venezuela por darle cabida a este tema en su revista semestral.

 

Pignatiello, A. (2014). EL TEJIDO SUBJETIVO DE LA VIOLENCIA EN EL REVÉS DE LA MASCULINIDAD. Revista Venezolana De Estudios De La Mujer, 19(43). Consultado de http://saber.ucv.ve/ojs/index.php/rev_vem/article/view/7981/7891

8 comentarios to “En el tejido de la violencia”

  1. Es muy interesante lo del tejido que une tantos elementos que desecadenan la violencia. Un karma invisible juega con los hilos y de pronto esta aparece. Mil detalles se convierten en una fuerza. Digno de estudiarse. Sensei Paul Quintero.

    • Una muy amplia interdependencia, así te lo escuché enseñar hace un par de años. Tomar consciencia de ese tejido de las causas y los efectos nos ubica de otro modo en la realidad, nos hace comprender que el pequeño detalle de las acciones de cada uno cuenta, se anuda a infinitos otros detalles, somos parte en la creación de las circunstancias en las que vivimos, podemos escoger entre ser una parte ciega de la reproducción de ese karma o despertar para ser parte de su transformación y superación. Gracias Sensei por tu visita y tu comentario.

  2. Nancy Méndez said

    Excelente artículo Antonio, seguiremos de cerca tus observaciones sobre el mismo . La semana pasada escuché a una periodista hablar sobre las “zonas de paz”, zonas de regímenes abiertos , presentes en varias de nuestras ciudades, liderizadas por la violencia, por el poder, por líderes que imponen lo que se debe hacer en esas zonas para alcanzar la anhelada paz. El enemigo número uno de esas zonas de paz es el policía. Quedé petrificada con la sola idea de asociar conseguir la paz solo a través de la violencia. Es muy pertinente el tema para contribuir desde nuestros espacios de trabajo y de vida, en el análisis profundo y acciones sobre esta terrible cotidianidad. Saludos, Nancy

    Enviado desde mi iPhone

    • Tu comentario se conecta con el anterior de Paul Quintero. El colmo de la violencia es cuando se legitima como garante de la paz. Es el colmo de la crueldad de la que somos capaces, es el cinismo de afirmar “te daño, te mato pero es por tu bien”. Una moral de matones que lamentablemente se ha impuesto en muchos ámbitos de nuestra sociedad apoyándose en miedos, carencias y falsas esperanzas. La transformación debe verse más allá de lo que pasa en esas “zonas” comienza desde el ámbito de vida de cada uno. Retomaré esto en próximas publicaciones. Gracias Nancy por tu visita y tu comentario.

  3. cotalora said

    Gracias Tony.

    Cariños.

  4. Violeta Estrada said

    Recibido. Gracias.

    Date: Mon, 29 Jun 2015 22:45:45 +0000 To: vestrati@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: