Revés de la masculinidad

Una aproximación psicoanalítica a la construcción subjetiva de lo masculino

  • La construcción subjetiva de lo masculino, tanto para los hombres como para las mujeres,

    ... lo que encubre, sus discontinuidades y ambigüedades, su complejidad y sus carencias como formulación acerca del ser. Tras la pretendida naturalidad de una supuesta esencia masculina están las brechas entre las realidades subjetivas y los estereotipos culturales, las cuales se traducen en tensión, desencuentro, conflicto, vacío existencial y patología. Abordamos el revés de la masculinidad, entendido como su reverso y también como su fracaso.
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 340 seguidores

El psicoanálisis hoy

Indagar sobre la construcción subjetiva de lo masculino nos plantea también la tarea de retomar y resignificar los fundamentos del psicoanálisis. Cuando se develan aspectos del revés de la masculinidad nos encontramos también con conceptos y teorías que no podemos ya seguir viendo como antes.

El psicoanálisis no es una disciplina para administrar un saber sobre el inconsciente, es una elaboración en la experiencia, un hacer que integra un conjunto de saberes dentro de una acción terapéutica en la que adviene un sujeto que crea realidades, que modifica condiciones.

Muchas producciones científicas, educativas, jurídicas se ocupan de problemas de la subjetividad nombrándolos y definiendo variables, se detienen en explicaciones elegantes que alimentan el fatalismo y la repetición de lo naturalizado. Muchos saberes se convierten en barreras para la acción humana transformadora.

Se tratan problemas humanos mediante tecnologías para usar ciertos recursos dentro de una realidad concebida como conjunto de variables objetivas. En cambio el psicoanálisis desbroza el campo de la acción humana que crea opciones, nuevas realidades, nuevos modos de estar en el mundo. Lo hace a partir del advenimiento de un sujeto entendido como agente y no como objeto de intervenciones.

Trabajamos con el inconsciente porque es vía para volver a vincularnos con el movimiento en la subjetividad, en el cual las defensas han producido bloqueos y fijaciones. En psicoanálisis se suele reconocer el papel de la compulsión a la repetición y de la determinación oscura en el inconsciente, pero se deja de tener en cuenta la falta, el vacío que en él mueve al cambio. El inconsciente supone el retorno de algo no realizado en el sujeto, es también indeterminación que abre la posibilidad de una subjetividad inédita, que corta y pone límite a la repetición. El inconsciente no es sólo cualidad de algunos procesos y estructuras subjetivas, hay que considerarlo como sistema, lugar en el que se construye subjetividad, lugar donde se vive esa construcción.

Así como los procesos psíquicos son en primer lugar y mayormente inconscientes, el movimiento hacia un cambio en la subjetividad es siempre y en primer lugar un proceso inconsciente, que deviene consciente eventualmente. Esto significa que el individuo no está consciente de todo lo que mueve al cambio, éste no se produce sólo por obra de la voluntad, es producto de procesos que la trascienden.

¿Qué debemos entender por psicoanálisis hoy? Hay, por un lado, definiciones que buscan responder a esa pregunta con un dogma a seguir. Por otro lado, tenemos el psicoanálisis definido como praxis, experiencia, algo que acontece, que es producido. En el primer conjunto de definiciones se pone énfasis en delimitar un cerrado círculo dentro del cual el psicoanálisis existiría como ortodoxia en manos de una tribu que lo resguarda; en el segundo, encontramos siempre al psicoanálisis trascendiendo las fronteras institucionales construidas en nombre de un padre. En la primera aproximación los criterios establecidos delimitan produciendo segregación; la segunda en cambio, tiende a la inclusión, a la  integración, a tender puentes.

Si nos comprometemos con esa segunda aproximación puede ocurrir que se diluyan algunas fronteras, que aceptemos cierta incertidumbre acerca de lo que es o no psicoanálisis pero, al no quedar encerrado en fronteras formales, éste se enriquece  al igual que aquellos saberes, praxis y sujetos que pueden vincularse a él en modos que no cesan de crearse. El psicoanálisis es extenso, diverso, con muchos vericuetos, su profundidad deriva de la diversidad de sus inagotables conexiones, interrelaciones, mestizajes y modalidades formales que se dan en su práctica.

4 comentarios to “El psicoanálisis hoy”

  1. me encanto el tema said

    bellisimo tema e ilustraciones

  2. Mariela Ferraro said

    Enriquecedor!! Muchas gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: