Revés de la masculinidad

Una aproximación psicoanalítica a la construcción subjetiva de lo masculino

  • La construcción subjetiva de lo masculino, tanto para los hombres como para las mujeres,

    ... lo que encubre, sus discontinuidades y ambigüedades, su complejidad y sus carencias como formulación acerca del ser. Tras la pretendida naturalidad de una supuesta esencia masculina están las brechas entre las realidades subjetivas y los estereotipos culturales, las cuales se traducen en tensión, desencuentro, conflicto, vacío existencial y patología. Abordamos el revés de la masculinidad, entendido como su reverso y también como su fracaso.
  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 373 seguidores

Posts Tagged ‘autoritarismo’

Sobre lugares y relatos de las paternidades

Posted by Antonio Pignatiello Megliola en febrero 26, 2013

Idylle (detalle) G. Klimt 1884

Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a verlo en cuanto ella muriera.

Juan Rulfo

De manera desapercibida, cada uno pasa por la vida dándole significado a la palabra padre. Hay paternidades, hombres que ocupan para otros el papel de padres, hijos que le dan a alguien ese lugar. Los padres pueden ser personajes amados y odiados, esperados, anhelados, ausentes o invasivos. Un padre puede ser ese al que se culpa de lo que no está bien, aquel a quien se le debe todo o el que se presenta como un horizonte inalcanzable. Encontramos padres en las familias, las organizaciones, las escuelas o los deportes, tenemos padres de la patria, padres de las iglesias y padres de las innovaciones tecnológicas.

Arrastramos tradiciones monoteístas que nos presentan al padre como un personaje mítico, único y verdadero, el representante de una esencia singular. Las realidades familiares contemporáneas nos plantean la necesidad de ocuparnos de la multiplicidad y la diversidad en lo que se refiere a las paternidades, adentrarnos en lo plural y lo multidimensional de las funciones paternas y los individuos que las ejercen.

La maternidad y la paternidad son producciones culturales como la alfarería, el tejido o la agricultura. Son también producciones subjetivas, así como las vasijas que salen de las manos alfareras, son algo diferente y particular para cada sujeto. Van mucho más allá de la función biológica que hace posible la reproducción de la especie, no son atributos con las que nace un individuo de acuerdo al sexo que le tocó, son resultado de relaciones y procesos simbólicos que les dan significado.

Las respuestas acerca de qué es un padre van acompañadas de otras acerca de dónde encontrarlo y qué se cuenta acerca de él. Lugares y relatos en lo íntimo de cada individuo, en las relaciones sociales, en las instituciones o en las formaciones culturales. No hay nombre para el padre sin un lugar en el que habita, una palabra materna que lo señala y una posición inconsciente que lo sostiene.

Hacerse padre es también una construcción en la realidad subjetiva de los individuos llamados a ocupar ese rol. Las formas en que se ejerce la paternidad están estrechamente ligadas a la construcción de la masculinidad y a la manera como un hombre se ubica en relación a las figuras maternas. Muchas personas tienen dificultades para integrar el ser hombre y el ser padre. El ejercicio de la paternidad es un tema dejado a un lado como vergonzoso o poco relevante, oculto y subvalorado para muchos de sus protagonistas.

Hemos heredado figuras del padre ligadas a la autoridad y al ejercicio del poder, las cuales viven en las relaciones cotidianas y los complejos inconscientes, a pesar de los Rembrandt (1635) Sacrificio de Isaac (detalle)cambios culturales que han producido un declive del patriarcado. Por un lado tenemos el autoritarismo, abandono, violencia y desapego que se derivan del uso del poder para darle significado a la paternidad. Por otra parte encontramos ideologías nostálgicas que nos prometen salvarnos de los males sociales si volvemos al viejo orden en el que la autoridad paterna no se cuestionaba.

La manera patriarcal de concebir al padre se encuentra cuestionada y debilitada por los cambios culturales en los roles de género y en las configuraciones familiares, así como por los procesos de democratización en muchas sociedades. Pero no hay que creer que el patriarcado está acabado, impera abiertamente en muchas sociedades, goza de buena salud incluso en el seno de muchas familias matricentradas.

El declive de la hegemonía patriarcal no debe llevarnos a omitir el papel de los hombres en la reproducción, la crianza de los hijos y la integración de unidades familiares. Podemos concebir roles paternos que logren prescindir de la violencia y el uso del poder sobre mujeres e hijos, nos hace falta hablar de otras facetas existentes pero poco exploradas de la paternidad.

Estas son cuestiones relevantes para el abordaje de problemáticas individuales, familiares y sociales. En junio del año pasado, presentamos una primera aproximación a las relaciones entre masculinidad y paternidad en Habitar territorios entrañables. Lo expuesto en este artículo es una presentación de los temas que abordaremos en el Seminario Lugares, relatos, paternidades, que tendrá inicio el 3 de abril en la Librería Liberarte. Será un espacio de estudio y reflexión en el que nos proponemos integrar los aportes del psicoanálisis con los de la psicología, las ciencias sociales, la educación y las artes. Un espacio para el diálogo entre saberes y el encuentro de nuevos significados.

Nota

Para información adicional sobre el seminario puede ponerse en contacto con Librería Liberarte escribiendo al correo paraliberarte@gmail.com o llamando a los teléfonos 0212 6629169 y 0416 3040929.

Posted in Género, Masculinidad, Psicoanálisis, Violencia | Etiquetado: , , , | 5 Comments »

Ese oscuro objeto

Posted by Antonio Pignatiello Megliola en septiembre 24, 2012

Son las cinco de la tarde en un barrio de Caracas, un joven sale de su casa y se dirige hacia esa esquina cercana en la que se reúne con sus compañeros de banda, mientras camina le complace sentir el peso de la pistola que carga oculta. No muy lejos de ahí, en la vía rápida, un padre de familia conduce irritado por el tráfico que no lo deja ir a toda velocidad en su potente vehículo. Este mismo hombre al llegar a casa ve desorden y desajuste por todos lados, se molesta, grita, le reclama a su mujer. Por su parte, uno de sus hijos, un adolescente de dieciséis años está en el cuarto molesto y discutiendo con la novia por teléfono, le reclama y la insulta cuando ésta le reitera que aún no quiere tener relaciones sexuales. Al hermano menor de esta muchacha le va mal en la escuela donde cursa quinto grado, lleva muy malas calificaciones y tiene problemas con las normas, él siente que en la escuela todos quieren mandarle y él no se va dejar, mucho menos de esa profesora que la tiene cogida con él. Esta profesora tiene un hermano que atraviesa una crisis con su esposa desde hace un año, a raíz de que ella empezó a trabajar y gana un sueldo que es casi el doble de lo que él gana, está angustiado e irritable, pero siente alivio cuando se reúne con sus amigos y sale a beber. En su trabajo este hombre tiene un jefe que dirige al personal dando gritos, humilla a los subalternos e insulta a cualquiera que exprese un desacuerdo, para éste el trabajo es su vida y también la fuente de ingresos con los que le gusta complacer a su esposa y sus hijos.

La costura que une todas estas historias está hecha de un hilo especial para atuendo de caballeros. Este hilo es el poder y con él se cosen experiencias de vida, costumbres, vivencias subjetivas y conductas con las que se hacen los hombres, en el marco de referentes culturales y relaciones sociales que instituyen posiciones de superioridad jerárquica, dominio y control de ellos sobre las mujeres. Este orden socio cultural basado en la hegemonía masculina atraviesa todos los aspectos de la vida humana, sustenta creencias y prácticas cotidianas en las cuales ser hombre y ser el que manda se presenta como un binario indisoluble. De acuerdo a esta masculinidad patriarcal, ser hombre es mandar en la familia, la sexualidad, la pareja, la producción y administración de bienes, el uso de la violencia. Es de hombres el dominio de las armas, del conocimiento, de la tecnología y de la conexión con la divinidad, pero no sólo eso, ser hombre es ser la imagen de Dios todopoderoso.

En muchos países esta hegemonía ha sido cuestionada, los imperativos patriarcales se han puesto en entredicho y se han logrado cambios sociales, culturales y políticos que han eliminado desigualdades. Sin embargo para muchas personas e instituciones sigue imperando la premisa según la cual lo normal es el dominio de los hombres sobre las mujeres, así como mucha gente siente alguna nostalgia de aquellos tiempos en que los hombres sí llevaban los pantalones y hacían valer su autoridad.

La asociación entre masculinidad y poder se mantiene viva en las subjetividades de hombres y mujeres, no como una ideología, sino como parte de procesos y estructuras inconscientes que se manifiestan en la vida cotidiana de los individuos. Así podemos empezar a comprender, por ejemplo, cómo es posible que parejas muy jóvenes repitan modelos machistas anacrónicos, o la fascinación que sienten muchas personas ante un-hombre-de-mando que abusa del poder sin límites ni pudor.

Donde hay hegemonía masculina podemos encontrar pactos de silencio y tabúes que la protegen. Hace falta perder el miedo y empezar a preguntarse ¿cómo se produce ese poder? ¿Cómo actúa? ¿Qué mecanismos usa para perpetuarse? Atreverse a poner en entredicho la idea de que el poder es algo que tienen los hombres como parte de su naturaleza. Sin darnos cuenta, damos por sentado que el poder es un atributo de los hombres, como si eso se llevara en las hormonas, los testículos, la estructura corporal, la cantidad de vello o en la nuez de Adán.

El poder no es un recurso natural acumulado en ciertas personas, grupos o instituciones, tampoco algo que baja de los cielos para que unos elegidos lo detenten. Es una producción social, es resultado de un tejido de relaciones en todos los ámbitos de la vida humana. Consiste en acciones que deciden la conducta de otros, existe siempre en el contexto de relaciones sociales e intersubjetivas y no como algo que se tiene o se acumula. Se suele decir, por ejemplo, que el dinero o las armas dan poder, pero el poder no está en esos objetos sino en las relaciones donde alguien hace uso de ellos para imponer a otros sus decisiones.

Las mujeres que han salido de relaciones con parejas violentas muestran por qué es importante dejar de creer en el poder como algo propio de la naturaleza masculina. En estos casos la mujer está consciente de que la pareja hace uso de mecanismos para dominarla, pero a la vez piensa que ese poder vino en el paquete de ese hombre, que le tocó así, que es por el carácter que tiene, porque es más astuto que ella o porque la ama intensamente. La mujer comienza a dejar de estar atrapada en el maltrato cuando cae en cuenta de que ese poder no es tan natural ni tan normal, que es ficticio en buena parte, que surge de una forma de relación y que ella sin saberlo ha contribuido a crear la imagen de un ser temible y todopoderoso. Cuando esto ocurre, la mujer se ubica de otra manera ante el maltrato y el agresor empieza a llevarse sorpresas porque ya no encuentra a la víctima que doblegaba.

En la subjetividad de los hombres la relación con el poder no surge de manera espontánea, es resultado de la manera como cada uno incorpora ideales, formas de relación y rituales patriarcales. Para ser hombre hay que demostrar poder, este mandato está presente en la vida de los varones desde la infancia, así como la angustia asociada a lo que podría pasar si no se cumple con él. Hacerse hombre bajo esas premisas conduce a padecer de una hipertrofia de todo lo asociado con la búsqueda, manejo y sostenimiento del poder, que genera tensión, sufrimiento y daños para sí mismo y para los otros. El poder se convierte así en un objeto imaginario para ser poseído, arrebatado o cuidado como un tesoro fálico que se teme perder. Atrapado en esa dinámica el sujeto puede llegar al punto de no ser capaz de relacionarse con los otros sin la mediación de ese objeto.

Cuando el poder se convierte en objeto que rige el mundo psíquico se vive en una pose narcisista, se carga el peso de una máscara que encubre la vulnerabilidad, las carencias y la necesidad recibir ayuda de otros. Detrás de rasgos de arrogancia se esconden seres que dependen de ilusiones ligadas al poder para sostener su autoestima, que viven temerosos de ser menos si no aparentan tener algún poder, así sea éste espurio, ilusorio, abusivo o delictivo. En el fondo esta es una posición de sumisión infantil a una amenaza imaginaria de castigo para quien no cumpla el mandato. Hay también los que se sienten poderosos porque en su realidad psíquica se han identificado con alguna figura encumbrada. Hay otros que se satisfacen mentalmente fantaseando situaciones de dominio sobre otros.

Un hombre que basa su existencia en dualidades como poderoso-vulnerable, dominante-sometido o superior-inferior, se mortifica pensando que no tener poder es estar castrado, angustiado se aferra a cuotas de poder con la pareja, los hijos, los alumnos, en las relaciones laborales, la práctica religiosa o las funciones gubernamentales. En ciertos casos, para tener poder el sujeto se apropia de una persona, un grupo, una institución o una comunidad a la cual tiene sometida, atemorizada y humillada. Dinámicas de este tipo son parte de los procesos que producen violencia intrafamiliar, escolar, política, delincuencial o carcelaria.

En las relaciones de los varones con el poder también hay conflictos, rechazo y sufrimiento. En todos los hombres encontramos brechas entre los ideales de dominio y la realidad del sujeto, así como otros deseos e ideales orientados a relaciones de equidad, solidaridad, cuidado mutuo y apoyo.

Es posible ser hombre sin estar atrapado en la moral y la estética del poder. Hace falta concebir lo masculino desde otros lugares, se puede tener respeto, amor y honor sin depender del ejercicio del poder. Esta apertura puede darse si se superan los tabúes y los temores a perder privilegios sobrevalorados. Es posible si se rescatan y aceptan aquellos aspectos de la propia existencia que fueron rechazados, si reconocemos que al final no es tal el poder que creemos tener sobre las mujeres, sobre nuestro cuerpo o sobre la muerte.

Desmontar las ficciones del poder nos coloca desnudos ante nuestras carencias y necesidades insatisfechas, nos revela incompletos e inacabados, sujetos deseantes y vulnerables. Significa renunciar al goce de la ficción de superioridad, dominio y control, pero abre la puerta a un mundo más amplio de satisfacciones.

Posted in Género, Masculinidad, Psicoanálisis, Relaciones de poder, Sexualidad, Terapéutica psicoanalítica, Violencia | Etiquetado: , , , , , | 13 Comments »

Habitar territorios entrañables

Posted by Antonio Pignatiello Megliola en junio 26, 2012

En el comienzo de Cien años de soledad, el coronel Aureliano Buendía evoca a su padre José Arcadio Buendía, quien fundó Macondo y una estirpe luego de dar muerte en duelo de honor a un hombre que cuestionó su virilidad. La imagen del coronel recordando la tarde en que conoció el hielo, condensa al poder, las armas y la violencia en torno a la figura paterna.

Ser padre es mucho más que aportar un espermatozoide para preñar a una mujer. La paternidad, al igual que la maternidad, es una producción cultural, en ella confluyen prácticas, roles, relaciones, mitos y tradiciones. El padre es también una producción subjetiva, un complejo inconsciente que adopta características particulares en cada individuo. Pero entre subjetividad y cultura, el calidoscopio de las imágenes paternas hace girar algunos elementos compartidos y recurrentes.

Comencemos por recordar al hombre aquel que impone la disciplina según la advertencia materna “cuando venga tu padre se lo diré y verás”. El hombre fuerte que si no está presente es porque se está ocupando de proveer el sustento o está en lo suyo fuera de casa. Un varón que se respeta, capaz de imponer el orden por medio de la violencia, cosa que se le permite y muchas veces se le demanda. Es aquel que definía una ya añeja expresión: “el que lleva los pantalones en la casa”. Hoy que los pantalones no son una prenda exclusivamente masculina, muchos hombres siguen aferrados al deber de tener el mando y muchas mujeres al ideal de que un hombre lo tenga.

Hablamos de una figura de padre sustentada en relaciones que asignan a los varones la preeminencia y superioridad sobre las mujeres y los hijos. Un dominio que llegamos a naturalizar hasta creer que no podemos prescindir de él, ni en la familia ni en la sociedad en su conjunto. Por eso son muchos los que creen, por ejemplo, que la delincuencia se podría prevenir con más autoridad de padre dentro del hogar y con mano dura del gobierno en la calle, o que la violencia escolar sería producto de que a los docentes ya no se les deja ejercer dominio sobre los alumnos. Desde tiempos bíblicos se nos viene anunciando el caos del desenfrenado libertinaje en el que nos veríamos sumidos en ausencia del patriarca.

Hemos heredado la ficción de un padre todopoderoso, figura ligada a la autoridad y el ejercicio del poder, que pervive en muchas de nuestras relaciones cotidianas y que cultivamos en nuestros complejos inconscientes. Imagen del padre derivada de la reducción de las funciones maternas y paternas a la dicotomía de dar cuidado y ejercer autoridad, términos asignados arbitrariamente a mujeres y hombres respectivamente.

El resultado es una paternidad entendida como ejercicio del poder, como hegemonía dentro de la familia. Dentro de esa imagen cabe el padre proveedor, el salvador, el arbitrario, el punitivo, el que manda incluso a distancia o en ausencia. Figura que despierta sentimientos ambivalentes, entre un amor temeroso y un odio culpable.

Nos corresponde revisar las implicaciones que tiene hacer uso del poder para darle significado a la paternidad, entre ellas tenemos el autoritarismo, la violencia, el desapego y el abandono. Un padre todopoderoso es también una figura con el permiso imaginario para el exceso, la desmesura, es uno que no tiene límite en su voluntad, un varón que aspira a gozar de privilegios. Es aquel a quien se le otorga autoridad aunque esté ausente del hogar. También es ese del cual algunos recuerdan que los trató con rudeza y piensan que eso les hizo llegar a ser lo que son, con lo cual idealizan al poder paterno y minimizan sus méritos personales.

En el inconsciente individual la figura del patriarca agrupa representaciones, experiencias, afectos, relaciones que le dan poder en la subjetividad. El sujeto le otorga omnipotencia imaginaria, tanto por medio de la idealización amorosa como por el de la amenaza terrorífica. Le da vida al patriarca en el territorio de la ensoñación, allí donde se encontraba el coronel Aureliano Buendía frente al pelotón de fusilamiento.

Esa figura temida y amada vive en el inconsciente como heredera de las creencias infantiles acerca del poder ilimitado del adulto y de la seguridad imaginaria que ellas aportan. Se rinde culto a un padre fantaseado, un ser poderoso e idealizado en el que no se quieren ver fallas o fisuras, no hay falta que descomplete su omnipotencia. Oscuramente, el sujeto se complace de admirar y sentirse bajo el cobijo de ese poder, funda en él sus ideales, sus fantasías, las normas a las que apega su vida. Su figura se desdobla en múltiples sustitutos cuyo rasgo común es el poder: jefe, líder político o religioso, doctor, profesor, policía o malandro.

Mujeres y hombres se subordinan a ese ídolo, entre las primeras encontramos los casos extremos de aquellas que se encuentran atrapadas en relaciones con parejas violentas. Entre los varones muchos son los que convierten la subordinación en identificación al patriarca, es decir hacen uso de él como referente para dar significado a su masculinidad, ser hombre es emular a ese padre en su poder.

Creer que para ser padre basta con tener poder y hacerlo valer, es una ficción que lleva a muchos hombres a tener desencuentros y dificultades en la relación con sus hijos, en la disposición para asumir lo que implica la paternidad en términos reales. La creencia de que ser padre es como ejercer un gobierno crea barreras. Muchos padres se apegan a este patrón aunque no crean en él, por temor a no ser respetados por sus hijos, otros lo hacen respondiendo a una demanda implícita o explícita de su pareja. Hay familias donde se tilda de débiles y se desvaloriza a los padres que no se imponen autoritariamente. Hay otras en donde la madre toma ese rol autoritario temiendo las supuestas consecuencias que dejaría su ausencia.

Muchos padres se prohíben a sí mismos un vínculo más cercano con sus hijos por temor a perder la autoridad, también tenemos los casos en los que, con las mejores intenciones, las madres contribuyen a que los hijos vean al padre como una figura distante y autoritaria.

Otra fuente de barreras es la ausencia de experiencias en las que los varones puedan jugar con roles de paternidad durante la niñez y la adolescencia, en contraste con las niñas en las que se promueve el jugar con muñecas y se las incluye en tareas de cuidado de otros niños. La crianza de los hijos está entre los ideales de vida que la cultura plantea para las mujeres, no es así para los hombres. Muchas mujeres se creen incompletas si no han sido madres, muy pocos varones se consideran menos hombres por no ser padres, ocurre al contrario, muchos perciben la paternidad como una pérdida porque la ven como algo que les va a impedir hacer muchas cosas de hombres. No ven en la paternidad una oportunidad de desarrollo existencial sino una amenaza a ideales de privilegio, autosuficiencia y desapego que han asociado a la masculinidad.

Los hombres hablan poco de sus vivencias como padres, hablan de deportes o de política pero casi nunca de los quehaceres con los hijos. Es un tema oculto, reprimido, dejado a un lado como vergonzoso o poco relevante. Las mujeres valoran la maternidad, han logrado cambios y han asumido nuevos roles, pero no dejan de valorarla. En cambio, el ejercicio de la paternidad sigue siendo subvalorado, invisibilizado y hasta negado por sus protagonistas.

Se ha hablado de que vivimos en nuestra época un declive de la función paterna, pero, en realidad, de lo que se trata más bien es del declive de la manera patriarcal de concebir al padre. En defensa de un patriarcado decadente surgen en la cultura ideologías nostálgicas de un viejo orden, que nos advierten del apocalipsis que se anuncia por la pérdida de autoridad paterna. La función paterna es una producción subjetiva que no depende de una ideología, aunque se asocie a ellas, puede cumplir un papel en la estructura del sujeto dentro de muy diversos contextos familiares.

Con el declive del patriarcado se abren oportunidades de desarrollo cultural y elaboración subjetiva de facetas ya existentes pero poco exploradas en los roles paternos. Es creciente la cantidad de padres que se implican emocionalmente y se comprometen con las tareas involucradas en la gestación, nacimiento, crianza y educación de hijos e hijas. Esto va más allá de un querer  adecuarse a una moda de papá moderno, responde a profundas necesidades de afecto y de vínculo familiar de los propios hombres.

Si tanto hombres como mujeres superamos nuestras ficciones imaginarias acerca de la paternidad, abrimos la posibilidad de que cualquier hombre sea capaz de asumir funciones que implican atender, criar, orientar, apoyar, contener, nutrir, limpiar, curar o acunar, como opciones válidas que enriquecen el rol paterno. Abrimos la puerta a una paternidad vivida como encuentro amoroso y creador de cultura. Esa que nos ilustra Aquiles Nazoa en su poema Pasa mi padre:

“mi dulce padre nos acogió a su pecho, un hijo a cada lado, y estábamos como debajo de un pan, bien que me acuerdo”.

Posted in Género, Masculinidad, Psicoanálisis, Relaciones de poder, Terapéutica psicoanalítica, Violencia | Etiquetado: , , , , , , , | 18 Comments »